Qué Hacer el Día de Tu Presentación en Público – Lo que NADIE te ha Contado

Bien, bien, hasta ahora has sido un gran pupilo, ya manejas con maestría todas las estrategias que hemos visto hasta ahora he incluso has logrado superar el ensayo que te prepara incluso para un ataque zombie. Perfecto.

Ahora el tiempo sigue y resulta que tu presentación es…¡¡¡MAÑANA!!! Está bien, relájate, no pasa nada, te has esforzado mucho por llegar hasta aquí, sólo quedan unos pequeños pasos más. Así que, para que todo salga redondo hoy te voy a presentar mis recomendaciones sobre qué hacer el día de tu presentación.

1. Deja Todo Preparado el Día Anterior

Es inevitable que el día de la charla estés como poco, algo nervioso, así que definitivamente no es un día para que andes deprisa y corriendo haciendo los últimos preparativos u organizando cosas, créeme, no añadas más leña al fuego. Para que el mismo día de la exposición puedas permitirte estar más tranquilo, deja preparado y organizado todo lo que necesites el día anterior.

Piensa la ropa que vas a llevar, sácala y asegúrate de que no está arrugada, no vaya a ser que mañana cuando estés a punto de salir de casa, te vistas y descubras que tienes que volver a decidir tu ropa porque la que habías elegido está demasiado arrugada o tiene alguna mancha.

Prepara también el maletín o bolso que llevarás. Asegúrate que dejas metido en él todo lo necesario: una botella de agua, algo rápido de comer por si tienes una urgencia de apetito (un paquetito de galletas o lo que tú prefieras que te saque de un apuro), tus notas, un par de USBs con copia de la presentación, el mando para pasar diapositivas o cualquier objeto que sepas que vas a utilizar durante tu charla.

Por seguridad también, envíate las diapositivas por correo electrónico no vaya a ser que los USB no funcionen, no se hayan grabado bien o no los reconozca el ordenador. Además, asegúrate de mirar dónde está el lugar de la presentación, cómo vas a llegar allí, horarios de transportes en caso de que no te vengan a recoger o no vayas en tu propio coche.

Ten siempre apuntada la dirección del lugar por si tienes que preguntar a alguien o darle la dirección a un taxista, y anota también la hora y un teléfono de contacto de algún organizador.

checklist para preparar una presentacion

2. Vigila tus Horarios. Intenta Dormir Suficiente

Para seguir con la tónica de liberar el día de hoy lo máximo posible de cualquier estrés innecesario, no te acuestes demasiado tarde y madruga un poco. Así te dará tiempo a realizar tus tareas matutinas con calma.

Eso sí, por si acaso eres de esas personas que no necesitan alarma para despertarse…hoy es un día en el que no te la puedes jugar y aunque de normal no te hagan falta… es el momento de poner una alarma, de hecho mejor varias en diferentes dispositivos, por si acaso.

3. Un Estómago Vacío Distraerá tu Cerebro. Come Algo

No salgas de casa sin haber comido algo, aunque sea haberte tomado tu café con algunas galletas o tostadas o lo que tú quieras. Estarás nervioso y puede que con el estómago cerrado, pero si no comes nada tu cerebro no funcionará bien, te sentirás agotado e irascible y puede que hasta acabes pensando en comida justo cuando te toca hablar y eso te distraerá mucho.

como la cafeina mejora tu rendimiento

4. Nada de Prisas. Llega temprano al lugar

Continuamos con la reducción de estrés. Te has levantado temprano, has desayunado tranquilo, ahora ya puedes ir hacia el lugar de la presentación y llegar con tiempo. De esta manera, si ocurre cualquier inconveniente podrás seguir llegando a tiempo a la charla.

Dará igual si te has perdido y has tenido que preguntar, si había tráfico, si el taxista no te ha entendido bien y te ha llevado por otro lugar o incluso si de camino te has dado cuenta que te habías olvidado de algo importante y has tenido que volver a casa.

Ir con tiempo de sobra te da seguridad ante cualquier contratiempo. Una vez que hayas llegado al lugar y te hayas asegurado de que todo funciona correctamente, si quieres ve a dar una vuelta por los alrededores o a tomar algo o lo que tú quieras, pero al menos sabrás que estás ahí al lado y que todo está bajo control.

5. Cuidado con las comidas y bebidas

Si tu presentación es por la tarde justo después de comer, no tengas una comida demasiado copiosa o luego no podrás ni pensar mientras hablas porque toda tu sangre estará en el estómago. Estarás muy distraído pensando “no debí haber repetido el plato de alubias” mientras se supone que deberías estar concentrado en lo que le vas a contar al público.

Lo mismo con la bebida. Cuando estamos nerviosos se nos seca mucho la boca y tendemos a hidratarnos mucho. Asegúrate siempre de que pasas por el baño unos pocos minutos antes de que sea tu turno de hablar, así no tendrás distracciones de ese tipo sobre el escenario.

6. Prepárate Psicológicamente

Aquí es donde comienza tu verdadero trabajo el día de la presentación. Ten en cuenta que tu charla no empieza con la primera palabra que sueltas estando sobre el escenario, no, empieza cuando ya entras definitivamente a la sala.

Tienes que encender tu botón de motivación antes de levantarte de tu asiento. El primer paso que des hacia el escenario ha de ser victorioso, poderoso, sabiendo que eres todo un profesional. Pero si estás muy nervioso puede que necesites ayuda para entrar en ese estado emocional. Aquí cada cual terminará desarrollando sus trucos, lo que mejor le funcione, pero de momento, yo te recomiendo que uses la música.

La música es un elemento que tiene la capacidad de cambiar completamente nuestro estado de ánimo, así que quiero que uses eso para que te sientas todo un ganador. Así que en los momentos previos a tu charla, cuando vayas al baño o estés tomándote el último café o dando el último paseo de camino a la sala, por música que te motive, que te convierta en todo un domador.

hablar en publico sin miedo

7. Visualiza Tu Éxito

No te voy a decir que porque pienses que lo vas a hacer bien, mágicamente lo harás bien, no, esto no funciona así. Pero sí quiero que visualices el éxito, quiero que te veas a ti mismo siendo capaz de conseguir hablar de manera calmada, sin nervios, con confianza.

Haz esto mientras escuchas esa música o mientras haces deporte, etc. Cada vez que pienses en tu charla los días previos no lo hagas desde el miedo o con nervios, si no como todo un éxito. Y cuando subas al escenario recuerda esa sensación. Es tu momento.

8. Focaliza tu Atención

Este día el resto de problemas son secundarios. El día de tu presentación tienes que estar concentrado en tu presentación y evitar cualquier situación que te distraiga de tu objetivo. ¿Qué quiero decir con esto? Que si te viene cualquier persona a preguntarte cosas o a pedirte ayuda para no sé qué tema o cualquier cosa similar, puedes negarte y no pasa nada.

Obviamente no seas borde, nadie tiene la culpa de que estés estresado, pero hazle saber a esa persona que ese día tienes un evento muy importante (si es alguien cercano, seguramente hasta ya sepa de lo que le hablas) y que necesitas tener toda tu energía y tu atención puestos en tu objetivo y que por lo tanto, no es un buen momento para la tarea por la que te está preguntando, pero que le ayudarás o lo hablaréis en cuanto termine ese evento.

Y ya está, no tiene por qué ser un trauma, lo más probable es que si se lo dices de buenas maneras, lo entienda.

Cómo concentrarse para hablar en público

Así que domador, ya estás listo, has trabajado mucho y te has preparado perfectamente para este día. Ahora  ya sólo te queda disfrutarlo. Que tengas una feliz presentación de tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.