Saltar al contenido
La Presentación de tu Vida

Cómo Hablar Fluidamente en Público – Ejercicios de Improvisación

Existen situaciones dentro del ámbito de la comunicación en las que te pedirán que hables de manera improvisada y en las que no podrás ensayar. Como en las preguntas del público tras una presentación, en una entrevista de trabajo, cuando te encuentras ante un posible cliente que no esperabas o simplemente cuando el profesor está preguntando en clase y te toca a ti. Todos estos momentos se encuentran fuera de nuestro control, pero que igualmente tenemos que hacer un buen trabajo.

Muchas personas responden a estas situaciones con miedo y estrés, y pueden llegar incluso a bloquearse ante preguntas simples que en otro contexto responderían sin problema. Por ello, aquí te presento las estrategias que te ayudarán a superar ese bloqueo cuando tienes que improvisar y varios ejercicios para entrenar tu agilidad mental ante situaciones inesperadas.

Consejos y Trucos para Improvisar Eficazmente

➊ Mantén la calma

Es sencillo de decir, pero difícil de realizar. Evita entrar en una espiral de negatividad mientras te das cuenta que tendrás que hablar dentro de dos segundos. No entres en el bucle de “¿Por qué a mí? ¿Por qué a mí? ¿Por qué a mí? No a mí no por favor”. Lo único que conseguirás con ello es crearte un estado de ánimo inseguro, por lo que serás más propenso a fallar, decir frases incoherentes y trabarte en tus palabras.

➋ No pongas caras

No se trata sólo de mantener la calma, sino de aparentarla. Tu público rara vez es consciente del grado real de tus nervios, pero si ante una pregunta o una petición para que realices un breve discurso lo primero que ven es tu cara descompuesta por el miedo, ahí está claro que se darán cuenta de tu estado de pánico.

Y cuando alguien te ve con miedo, también te ve inseguro, por lo que automáticamente disminuye tu credibilidad y profesionalidad antes siquiera de abrir la boca. Por lo tanto cuida tus expresiones faciales para que no delaten nervios ni sorpresa.

➌ Concéntrate

Si el mantra para hacer presentaciones es “Ensaya”, el mantra para salir airoso de una situación comunicativa inesperada es “Concéntrate”.

Desde la milésima uno en la que te dicen que vas a hablar, céntrate en la pregunta que te han hecho y en la respuesta que quieres dar. Nada más. En vez de gastar los valiosos segundos en los que te piden que hables pensando que por qué a ti, empléalos en pensar una respuesta.

No pienses en tus nervios, ni en que lo vas a hacer mal ni nada, sólo en la pregunta. Esto te ayudará a organizar tu respuesta y a no focalizarte en el miedo.

temas para improvisar

➍ Mantente alerta

Para evitar que una intervención te pille desprevenido, debes mantenerte alerta y concentrado. Cada vez que te encuentres en una situación en la que haya una remota posibilidad de que tengas que hablar (reunión de trabajo, inicio de ronda de preguntas en clase, reunión familiar, evento social en general), empieza a pensar mentalmente qué dirías si te lo pidiesen.

Luego puede que no ocurra, pero al menos estarás más preparado que si te pasas todo el evento mirando a las mariposas y no piensas en nada hasta que ya es demasiado tarde y ves que te están pasando un micrófono.

➎ No intentes ser grandilocuente

Ahora mismo la prioridad es salir de airoso, sin trabarnos y conseguir que se nos entienda. Deja las palabras pomposas a un lado, sólo conseguirás trabarte más. No vas a parecer más inteligente ni que sabes de lo que hablas si cada cinco segundos sueltas palabras grandilocuentes, pero en medio de cada una titubeas o no sabes continuar la frase. Por lo tanto, expón tus ideas de manera simple y eficaz.

➏ Enfócate en la persona que te ha preguntado

Olvídate por ahora del resto del mundo y piensa que es una conversación de tú a tú. Si te enfocas en una persona en vez de hablar o responder al auditorio entero, conseguirás no perder el hilo de tus pensamientos y poder centrarte más en tus ideas y en cómo organizarlas.

➐ Date tiempo para pensar

No comiences a hablar sin tener ni idea de lo que vas a decir. Date unos segundos para pensar y después empieza. Si necesitas más tiempo puedes hacer alguna pregunta a tu interlocutor para que te repita o aclare su idea. También puedes optar por beber agua, te ayudará a ganar unos segundos para pensar en tus ideas.

ejercicios de improvisacion rap

➑ Habla despacio

Al igual que es un error intentar responder al segundo siguiente de que nos hayan formulado una pregunta o nos hayan invitado  a hablar, también lo es intentar soltar todas las ideas que tengas cuanto más rápido mejor. No.

No por decir más frases tu discurso será mejor, sobre todo si no lo has pensado siquiera, porque la mayoría de tus ideas quedarán vagas e inconexas. Por lo tanto, baja ligeramente el ritmo al que vas a hablar para que te dé más tiempo a pensar y organizar tus ideas en tu cabeza. Además, también te ayudará a reducir las muletillas y titubeos.

➒ Habla de lo que conoces

Es más fácil recordar que improvisar, por ello siempre te resultará más sencillo hablar de temas que dominas porque los has vivido o los has trabajado mucho y tu cerebro recuerda todos esos momentos, por lo que es como si estuvieses narrando una historia que estás viendo en tu mente.

Dependiendo del tema que te pidan hablar, a veces puede ser más complicado, pero intenta en la medida de lo posible barrer siempre para casa relacionando las preguntas que te hacen con ideas que conoces.

 

Ejercicios para Mejorar la Improvisación

Es cierto que no puedes controlar lo que va a ocurrir en esas situaciones, pero lo que sí puedes hacer es entrenarte para tener una mayor agilidad mental y ser capaz de relacionar rápidamente conceptos sobre el tema que te pidan exponer. Para mejorar esta habilidad, aquí te traigo unos ejercicios para mejorar tu improvisación.

➊ Crea historias a partir de palabras al azar

Puedes coger palabras del diccionario o libros por medio de un dado y enlazar los conceptos en una historia que te inventes al momento. También existen dados historia con los que puedes jugar que consisten en algo parecido: cada cara de los dados tiene escenas o dibujos y al lanzarlos al aire tienes que crear una historia que enlace todas las escenas.

Asmodee Story Cubes: Clásico - Todas las versiones disponibles,...
  • Juego creativo de bolsillo que potencia la imaginación y el desarrollo del lenguaje a...
  • Tira los 9 dados para hacer una de las más de un millón de combinaciones para contar...
  • Original y divertido, un juego no competitivo

También puedes pedirle a un amigo que te diga palabras. Puedes utilizar los conceptos de manera desordenada, pero será más difícil y efectivo si sigues el orden aleatorio en el que han salido. Intenta que tu improvisación dure al menos dos minutos, así te obligarás a montar toda una historia y no una simple frase. Este ejercicio ayudará a estimular tu creatividad y tu agilidad mental.

ejercicios de agilidad mental

➋ Historias que cambian

Para romper todavía más con cualquier guión que puedas tener, realiza el ejercicio anterior, pero comienza tu improvisación en cuanto salga la primera palabra. Tendrás que ir adaptando tu historia a medida que salga el resto de conceptos. Te obligará a ser más rápido e ingenioso y amoldarte a lo que venga.

➌ Desarrolla temas

Esto es como en los exámenes orales de cualquier idioma. Coge cualquier periódico o libro y elige un tema que haya en él. Intenta hablar de ello (siempre en voz alta) durante mínimo un par de minutos. Esto te ayudará a coger práctica en temas que inicialmente no son tu fuerte: cine, deportes, economía… Y ver cómo te desenvuelves. Conseguir dominar este ejercicio te ayudará a aprender a organizar tus ideas y desarrollarlas a partir de un único tema o concepto. También aprenderás a llevarte a tu terreno cualquier temática. Eso sí, leer mucho y estar al corriente de la actualidad siempre te ayudará a tener más ideas frente a cualquier tema.

➍ El traductor

Este es un ejercicio utilizado en teatro que puede también ayudarte con la agilidad mental. Se trata de que tu compañero dé un discurso en un idioma inventado y tú lo traduzcas simultáneamente al castellano (o a tu idioma), utilizando la misma intensidad y fuerza que tu compañero. Esto te ayudará a ser capaz de crear discursos al instante que se adapten a unas emociones impuestas (porque las elige tu compañero) y que mantengan una coherencia de principio a fin. Si estás solo, puedes probar a doblar escenas de películas o programas de radio o televisión en otros idiomas.

ejercicios de improvisacion oral

➎ La entrevista

Haz que tu amigo te realice preguntas sobre un tema que controlas y que de repente añada preguntas absurdas o que no tienen nada que ver. Imagínate que estáis hablando de economía y te empieza a preguntar acerca del tiempo de maduración de los huevos de gallina. Esto te ayudará a responder preguntas sorpresa sin poner caras raras y con la misma seguridad que cualquier tema que domines.

➏ Relaciona conceptos

Juega con tu amigo a decir palabras que se relacionan entre sí, igual que cuando eras pequeño. Mesa, platos, comida, carne, animal, gato, pelo, bigfoot, monstruo, lago…Te dará agilidad a la hora de que te vengan a la cabeza conceptos clave que se relacionan con tu tema y que desarrollarás delante del público.

 

Así que domador, las mejores improvisaciones son aquellas a las que de una manera u otra, podemos ir relativamente preparados. El resto es cuestión de practicar e ir perdiendo el miedo.

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, QUIZÁ TAMBIÉN TE INTERESE…