Saltar al contenido
La Presentación de tu Vida

Cómo Escribir un Guión para una Presentación

Antes de aprender cómo hacer un guión, lo primero que debemos entender es qué es un guión y cuál es su finalidad.

Un guión es un mapa esquemático que ayuda a ordenar las ideas del orador. Gracias a él podrás entender en todo momento en qué parte de tu exposición te encuentras y podrás continuar el orden lógico preestablecido y diseñado para tu charla.

Guión para presentar

El guión deberías pensarlo con antelación, idealmente antes incluso de que abras el Powerpoint o cualquier programa de diapositivas que uses. Y no te preocupes si al de unos días se te ocurren ideas nuevas que te gustaría contar o enfoques distintos que te ayuden a explicarte mejor porque el primer borrador que plantees no tiene por qué ser el definitivo. Una presentación es plástica y dinámica, así que cambia sus elementos cuantas veces haga falta hasta que te sientas completamente cómodo de lo que cuentas y de cómo lo cuentas.

guion para presentar un proyecto

Existen diferentes metodologías para plasmar de forma gráfica un guión. La manera clásica consiste en escribir de forma muy esquemática una idea tras otra y como mucho agruparlas por secciones. Pero esta no tiene por qué ser ni de lejos la mejor opción.

De hecho, una de las grandes desventajas que tiene plantear un guión así es que te hace propenso a escribir más de la cuenta y que al final, acabes leyendo gran parte de tus anotaciones o que intentes aprendértelas de memoria. Por ello, existen diferentes modos de plantear un guión porque el caso es que encuentres el modelo que mejor se adapte a ti y que realmente te ayude y te aporte valor.

Por ejemplo, si eres una persona muy visual y con una gran memoria fotográfica, también puedes escribir una palabra central de la que vayan saliendo conceptos secundarios con flechitas y de cada uno de ellos a su vez más conceptos.

Luego puedes agrupar cada familia de ideas por colores por ejemplo. Así a medida que practiques la charla con tu guión, irás integrando casi sin esfuerzo la estructura que has pensado, ya que recordarás grupos de palabras (que a su vez hacen referencia a una idea) coloreadas y entrelazadas entre sí.

Pero lo dicho, encuentra tu propio estilo, no sirve de nada que hagas unas anotaciones estupendas con los consejos de otros si al final lo que has hecho no es lo que más te ayuda a ti para organizar y ensayar tu presentación.

¿Cómo hacer un guión para exposición oral?

Independientemente del modelo visual que elijas para representar las ideas de tu exposición, a la hora de organizar tu guión aquí van mis recomendaciones:

guion para exponer1. Orden lógico

Un aspecto fundamental a la hora de diseñar una presentación es conseguir encontrar una organización coherente de nuestras ideas para que a la audiencia le llegue una historia y no una masa de pensamientos inconexos que le dificulte entender el mensaje.

Si tienes dudas de cómo organizar la información de tu charla, te recomiendo que le eches un vistazo a este otro artículo en el que te hablaba de ello en detalle. Básicamente una de las opciones más efectivas de las que te hablo en él es la de contar tu exposición con la misma estructura que tienen los cuentos: Introducción, nudo y desenlace.

2. Asigna ideas a cada categoría

A continuación, escribe todas las ideas que se te ocurran en cada una de las categorías. Aún no hace falta que las ordenes, por el momento preocúpate de pensar en todo lo que quieres contar.

 3. Ideas secundarias

De los términos que acabas de escribir, piensa en 2-3 características que quieras mencionar y con las que después serás capaz de desarrollar las ideas principales con sólo mirar esa palabra.

4. Ordena la información de los detalles

Ya sabes lo que vas a contar en la introducción, en el nudo, etc. ahora tienes que decidir cómo organizarás la información interna que acabas de escribir. Y esto depende completamente de cada temática y cada exposición. Lo que sí te tienes que asegurar es que de la manera en que lo narres no queden conceptos pendientes que luego vayas a resolver tres ideas principales más tarde.

5. Agrupa la información que sea similar

Este punto sale directamente del anterior. Aquí tendrás que decidir de qué manera resulta más didáctico presentar tus datos. Por ejemplo: imagínate que tienes que hacer una exposición relacionada con diferentes épocas históricas.

Una opción de ordenar tu información sería de manera lineal utilizando como hilo conductor el tiempo, por lo que podrías contar los eventos unos detrás de otro tal y como sucedieron temporalmente.

Otra opción distinta para la misma charla es organizar tus datos de manera comparativa. De esta manera podrás contrastar al mismo tiempo diferentes características (nivel de vida, sistema político, descubrimientos, etc.) entre varias épocas históricas como el Renacimiento o la Ilustración.

guion para hacer una exposicion

O incluso, una tercera opción, sería hablar de una única época histórica centrándote en diferencias geográficas y así explicar qué ocurría durante el Renacimiento en los diferentes continentes, por ejemplo.

Como ves esto son sólo tres opciones de cómo se podría abordar un tema, pero ponte creativo, siempre que encuentres un nexo común y una lógica interna a tu presentación, adelante, innova.

6. Establece los momentos que te diferencian

Para que consigas realizar una presentación realmente didáctica, personal y diferente, te recomiendo que te tomes un tiempo para pensar en qué harás para llamar la atención de tu audiencia en vez de dejarlo completamente al azar.

guion presentacion powerpoint

Establece en qué puntos quieres contar alguna anécdota o ejemplo y cuál va a ser. Piensa si hay algún apartado que te permita realizar juegos o actividades didácticas con tu audiencia. Lo que sea, algo diferente que saque al público de cualquier posible ensimismamiento.

Ejemplos de Momentos Diferenciadores en una Presentación 

Te voy a poner un par de ejemplos reales:

Ejemplo 1 – ¡Crea tu Propia Red Neuronal!

Durante mi época en investigación recuerdo una charla que tuvimos que dar en un bar para explicar a gente que no estaba en el mundo de la ciencia lo que hacíamos y lo que habíamos descubierto.

Pues bien, uno de los procesos que les íbamos a contar era cómo una célula del cerebro se encarga de comer células muertas y que en algunas enfermedades esto no ocurría porque la primera célula quedaba “cegada” por todo lo que estaba ocurriendo a su alrededor.

¿Y qué hicimos? Creamos allí en vivo y en directo un cerebro en el que la audiencia eran neuronas y yo era la célula que tenía que comer. Cuando una de ellas moría, yo iba hasta allí y la abrazaba para envolverla y así hacer ver que la comía.

Y para las enfermedades simplemente pusimos al público a gritar (sí, literalmente) de manera que yo como célula no me enteraba muy bien de lo que ocurría y no podía encontrar células muertas.

Ejemplo 2 – ¡El Teorema del Bizcocho!

Cuenta la leyenda que en alguna clase de alguna universidad de algún lugar del mundo existió una charla acerca del hundimiento del Prestige (para quien no sea de por aquí, es un barco lleno de petróleo que se hundió cerca de la costa de Galicia hace unos años liberando todo su contenido al mar). Y en esa presentación un bizcocho hizo de barco y se partió para simular el hundimiento. Todo leyendas, nada demostrable, pero qué rico estaba el bizcocho o eso dicen.

Lo que te quiero hacer ver con esto ejemplos es que es prácticamente indispensable que crees tu elemento diferencial en cualquier cosa que hagas en general y en una presentación en particular.

Porque da exactamente lo que le cuentes al público, la mayoría de ellos apenas recordarán un 1% de lo que les contaste y eso sólo si eres afortunado y de alguna manera calaste en ellos. Eso sí, tus probabilidades de que se acuerden de tu exposición y de ti aumentan considerablemente cuando generas una diferencia sobre el escenario.

anotaciones del presentador

Ahora bien, ya has creado un guión estupendo y funcional, pero la pregunta del millón, ¿se puede llevar el guión o las anotaciones a la exposición y presentar con ellas?

Recomendaciones para hacer un buen Guión

Si hablamos de un ámbito académico o profesional, mi recomendación es que no lo lleves porque lo primero que vas a transmitir es que no estás lo suficientemente preparado. Pero dicho esto, no está prohibido llevarlas, así que en tu mano queda la elección.

Suele ser más habitual llevarlas en personas principiantes como alumnos de colegio o universidad. Pero si eres estudiantes tendrás que verificar con tu profesor que no haya ningún problema y que no te puntuará menos por presentar con el guión en la mano.

Por si decides llevar tus anotaciones te sugiero lo siguiente:

Cuanto menos escribas mejor. Recuerda que un guión no es un texto que vayas a leer a tu público así que escribe poco, sólo ideas clave y cortas, y si puedes condensarlas en palabras únicas en vez de frases, mejor.

Subraya o colorea palabras clave que te ayuden a recordar lo que quieres decir sin tener que leer más. Eres visual y en una presentación en la que estás lleno de nervios, más. Ayuda a tu mente a encontrar lo que necesita con facilidad.

El guión no es tu presentación. No puedes depender de esos papeles. Que decidas subir al escenario con tus anotaciones no te exime de tener que ensayar la presentación.

➍ Usa hojas pequeñas o dobladas por la mitad. Cuanto más grandes las hojas más opciones de que te acabes tapando la cara con ellas cuando intentes leer. Por ello usa hojas pequeñas como los presentadores de TV.

No te pierdas buscando un dato que no recuerdas, sigue adelante con la presentación.

Si recomiendas que no lleve el guión al escenario, ¿por qué tengo que hacer uno?

Porque te va a ayudar a muchos niveles:

Beneficios de plantear un Buen Guión

1. En la organización de ideas.

Es importante que tengas una visión general de toda tu presentación, algo así como un mapa de carretera con todas las ideas por las que vas a pasar, dónde se ubican (el orden) y cómo se enlazan entre sí. Gracias a ello podrás averiguar si tu charla queda coja o descompensada en algún lugar o si te centras demasiado en alguna idea secundaria.

como hacer un guion

2. En la preparación de la exposición

No te recomiendo que subas al escenario con tus anotaciones, pero si quieres realizar parte de tus ensayos con el guión en la mano es perfecto. Así en todo momento sabrás en qué parte de la presentación te encuentras y comenzarás a fijar los conceptos clave de tus anotaciones con las diapositivas de manera que una simple palabra te haga capaz de desarrollar todas las ideas que quieres explicar en esa diapositiva.

3. Durante la presentación

Que no subas tu guión de manera física contigo, no implica que no lo tengas en la cabeza. Tu memoria visual te ayudará a recordar las partes más clave del guión gracias a los colores, flechas o conceptos esquematizados que has usado. Por lo tanto, si te quedas en blanco en medio de una diapositiva porque no sabes qué viene después o cómo lo enlazabas, una respiración profunda y un viaje a tu memoria visual te sacarán del problema.

Así que Domador como ves realizar unas buenas anotaciones para tu exposición resulta realmente beneficioso, sólo necesitas encontrar el diseño que mejor se adapte a ti.