Saltar al contenido
La Presentación de tu Vida

Ejercicios de Vocalización

Imagínate que hoy es el día de tu presentación y que te la has preparado tanto que estás repleto de seguridad y confianza. Subes al escenario y comienzas a hablar. Todo fluye, proyectas tu voz, gesticulas para ayudar a tus palabras, mantienes una postura excelente de tu cuerpo, estableces contacto visual con tu público…y tu audiencia te devuelve una mirada extraña, como de no entender… algo va mal. Entras en pánico, repasas mentalmente que no se te olvida poner en práctica nada de lo que has ensayado… pero sigue yendo mal… porque NO TE ENTIENDEN.

Aprender Vocalización es Indispensable

Has invertido tu tiempo en preparar cuidadosamente tu discurso, pero se te ha olvidado algo indispensable, VOCALIZAR. Mantener una correcta dicción a lo largo de tu presentación es crucial para que el mensaje que quieres transmitir llegue de manera clara a tu oyente y te entienda. Y si esto no ocurre…bueno, recuerda que “Si NO te ENTIENDO, NO te ATIENDO” y perderás a tu audiencia por el camino.

ejercicios de vocalizacion para hablar

Vocalizar Significado – ¿Por qué es posible encontrar dificultad para expresarse oralmente al hacer una presentación?

Primero de todo, si tus problemas con la dicción no son únicamente puntuales (al subirte a un escenario por ejemplo), sino que notas que la gente de tu entorno no te entiende cuando hablas o que existen letras específicas que no eres capaz de pronunciar correctamente, entonces deberías plantearte la visita a un logopeda.

Primero porque habría que descartar que esos errores no sean físicos, es decir causados por algún tipo de malformación en los diferentes órganos que nos llevan a producir sonidos. Y segundo, porque si no hay nada físico como tal, entonces lo más seguro es que tengas tan interiorizada y mecanizada la forma (errónea) en la que vocalizas, que es difícil corregirla por sí sola, por lo que necesitarás ayuda de un especialista.

Ahora bien, si no te identificas con ninguno de los casos anteriores y simplemente te ocurre de manera puntual que tu dicción es algo vaga, entonces sigue leyendo.

Ejercicios de Dicción y Vocalización

Cuando te subes a un escenario por culpa de los nervios o de hablar demasiado rápido, etc. te puede llevar a descuidar tu vocalización. Por ello, aquí te presento varios ejercicios de dicción y vocalización  que puedes practicar en tus ensayos y en los momentos previos a tu exposición para que mejore tu comunicación con la audiencia y realices una presentación exitosa.

Lo que se pretende con la gran mayoría de estos ejercicios de vocalización para hablar es exagerar lo máximo posible la pronunciación para que nuestro cerebro mecanice esa información y que en el momento del discurso recuerde automáticamente cuánto los movimientos correctos que tiene que hacer con cada músculo para que la voz se emita de una manera clara.

➊ Respiración Consciente

Presta atención a tu respiración. Puede que en un principio parezca que la vocalización y la respiración no tienen relación entre sí, pero esto está lejos de la realidad, pues no olvides que todo el sistema respiratorio forma parte de nuestro aparato fonador. Por lo tanto saber mantener una buena respiración es crucial para conseguir mejorar la dicción.

Empecemos por tu postura. Una postura incorrecta no permite que el aire que liberas salga con la fuerza intencionada, por ello es necesario para tus presentaciones que adquieras una postura erguida y recta, ya que es la mejor manera de lograr emitir los sonidos que deseamos.

Si no estás seguro de tener una postura recta, colócate de espaldas a una pared, haz que tus talones toquen la pared y a partir de ahí tienes que conseguir que tanto tu coxis (el hueso del culo), como tus hombros y tu cabeza también rocen la pared. Recuerda esa sensación para que no requieras estar apoyado mientras presentas. También puedes mirarte en un espejo completo de lateral y comprobar si tu postura es correcta.

A continuación, coge aire y en vez de hinchar los pulmones (el pecho), haz que pase más abajo, de manera que puedas hinchar el estómago. ¿Notas ese punto de tensión un poco más debajo de tu esternón?

Pues felicidades, acabas de encontrar tu diafragma. El diafragma es un músculo situado debajo de los pulmones que ayuda a éstos a expandirse y contraerse al respirar. La respiración diafragmática es importante para lograr una mayor y mejor estabilidad del sonido que emitimos. Además, también ayuda a reducir el estrés, ya que concentra la tensión en ese punto y al exhalar liberas esos nervios junto con la tensión.

Para entrenar este tipo de respiración, ponte erguido, inhala hasta llenar tu abdomen (diafragma) y notar cierta tensión por debajo del esternón. Aguanta la respiración unos segundos y después exhala.

tecnica vocal para cantar

➋ Calentar la Voz

-Calienta los músculos que generarán tu voz. Igual que cuando juegas a fútbol y vas al gimnasio necesitas una sesión de calentamiento para preparar tus músculos para el ejercicio al que los vas a someter, hablar al público también es un ejercicio para ciertos órganos de tu cuerpo, como boca, lengua, garganta, cara; y por lo tanto, necesitan que los actives previamente para funcionar de manera efectiva. Por ello, para desentumecer estos componentes realiza los siguientes ejercicios, a ser posible delante de un espejo:

Lengua

(1) Siempre con una postura corporal recta, saca la lengua lo máximo que puedas. Ahora muévela hacia abajo, intentando tocar la barbilla. Mantén la posición unos segundos.

(2) Después, mueve la lengua hacia arriba, intentando tocar la nariz. Mantén por unos segundos. No pasa nada si no consigues tocar la barbilla o la nariz, lo importante es que estires lo máximo que puedas sin forzar ni hacerte daño.

(3) Ahora, con la lengua aún fuera, muévela lo más rápido que puedas de derecha a izquierda e izquierda a derecha, como si estuvieses negando constantemente, pero con la lengua.

(4) A continuación, rota la lengua, primero en sentido de las agujas del reloj y después a la contra.

(5) Devuelve la lengua al interior y tu boca y después vuelve a sacarla varias veces lo más rápido que puedas.

tecnica vocal ejercicios pdf

Boca

(1)Infla tus mofletes y mueve la boca como si te estuvieses enjuagando después de lavarte los dientes.

(2)Emula que masticas de manera muuuuuuyyyyyyy exagerada (como la gente que come chicle y hace mucho ruido y tan nervioso te ponen, igual).

(3)Con tus dedos estira primero de las comisuras de tu boca (no te hagas daño) y después del labio inferior y superior.

ejercicios de logopedia para mayores

Cara

(1)Vuelve a realizar el ejercicio 2 de la boca, pero exagerando aún más, que notes que no sólo se mueve tu boca, sino también tus pómulos, tus cejas y prácticamente toda la cara.

(2)Con la ayuda de tus manos masajea tus mofletes para que se desentumezcan.

tecnica vocal para hablar

Cuerdas vocales

(1)Relaja los labios y deja pasar el aire. La idea es que tus labios vibren como si estuvieses intentando pronunciar BRRRRR. Cuando hayas conseguido esa vibración, entonces modula el tono de tu voz a altos y graves, en el orden que quieras y cuantas veces quieras. Esto relajará tus cuerdas vocales. Atención: jamás debe dolerte la garganta haciendo ningún ejercicio de vocalización (ni ningún ejercicio que esté relacionado con tu voz). Si es el caso, para, no lo estás haciendo bien y estás generando tensión en el cuello y las cuerdas vocales.

trabalenguas para vocalizar

➌ Leer en voz alta

No hace falta que haya nadie más en la sala. Ve al pasaje que más te guste de tu libro favorito o al diario que escribes por las noches o a la lectura que más te apetezca en ese momento y simplemente lee en voz alta por el placer de leer, sin prisas, sin nervios, escuchándote y entendiéndote.

Eso sí, ahora que estás leyendo de manera pausada, no tienes ninguna excusa para comerte ninguna letra, así que asegúrate que vocalizas absolutamente todas las letras de todas las palabras que tenga el texto. Esto incluye que no te saltes ninguna vocal (por ejemplo en la frase “este es el sitio” que no digas “estes el sitio”), ni ninguna consonante (por ejemplo en la frase “he hablado con María” que no digas “he hablao con María”).

Este ejercicio también es muy útil para desarrollar una correcta modulación de tu voz

bocalizar bien

➍ Practica tus dotes de balleno

¿Recuerdas a Dori, ese pececillo olvidadizo de la película Buscando a Nemo? Pues hablar como ella es un ejercicio excelente para mejorar la dicción. Da tu discurso masticando las palabras, extremadamente despacio y exagerando muchísimo todos los movimientos de cara y lengua.

Así que cuando pronuncies las vocales abiertas (a, e, o) espero que te estés viendo hasta la campanilla frente al espejo, y que en las consonantes en las que existe contacto entre los labios (m, p, b, v) que sientas el cosquilleo al pronunciar cada una de ellas.

Y si consigues que alguna ballena te haga caso, salúdala. Por cierto, también puedes probar a realizar este ejercicio con la boca cerrada. Es más costoso, pero te obligará también a mover la cara aún más.

vocalizar para adultos

➎ Conviértete en el Speedy González de las palabras

No sólo hablar despacio ayuda a aprender vocalización, sino que también notarás una mejora en tu dicción si lees muy rápido. Este ejercicio ayuda a desenredar la lengua, ya que los movimientos que hagas con ella serán a gran velocidad.

Eso sí, nunca practiques tu vocalización únicamente hablando rápido, porque entonces conseguirás el efecto contrario. Se trata de que leas (o hables) muy lento para que tu cerebro fije y mecanice posiciones, muy rápido para soltar los músculos y después normal para que notes la mejora en tu pronunciación. Pero si vas a pecar de realizar un solo ejercicio, definitivamente que no sea este.

vocalizar lapiz

➏ Entrenar las vocales

Generalmente, cuando no se nos entiende, los mayores problemas suelen estar en las vocales. No las pronunciamos bien, no le damos a la boca todo el espacio que necesita para articular estas letras de manera clara, sino que mantenemos la boca pequeñita sin que salga mucho aire. Y así, claro que nadie nos va a entender.

Por lo tanto, para que esto no ocurra y tu mente vuelva a ser consciente de cuánto necesita abrir la boca para articular cada vocal, vuelve a coger un texto de tu preferencia, pero lee únicamente las vocales. Eso sí, mantén el resto de los elementos de tu lectura intactos (dale un volumen apropiado, un buen tono de voz y una entonación correcta). Verás cómo la próxima vez que leas el texto completo la dicción de las vocales habrá mejorado considerablemente.

➐ No descuides las consonantes

Cierto que las vocales resultan bastante determinantes a la hora de que nos entiendan, pero una incorrecta pronunciación de las consonantes también es sumamente molesto. Por lo tanto, igual que has hecho en el ejercicio anterior, ahora lee únicamente las consonantes.

Al principio te sentirás muy ridículo, primero por falta de costumbre y segundo porque no vas a tener ni idea de cómo enlazar una consonante con la siguiente. Pero esta técnica te ayudará a interiorizar movimientos de unas letras a otras a los que no estás acostumbrado, lo que después hará mucho más sencillo vocalizar las palabras que ya conoces.

como vocalizar correctamente

➑ Recitar trabalenguas

Los trabalenguas no son sólo juegos para niños, también son ejercicios para mejorar la dicción. Lo que consigue un trabalenguas es obligarte a emitir una serie de sonidos (letras) a los que no estás tan acostumbrado y forzarte a aprender a cambiar la posición de tu boca de manera rápida para que puedas formular esa letra, luego otra distinta y vuelta otra vez a la primera.

Lo mejor es elegirlos variados para poder trabajar distintas letras. Y para que no tengas que recorrerte todo internet en busca de los trabalenguas perfectos, aquí te dejo una selección:

✰ ¡Qué boba es la beba Babiega que besa a Bartolo, invita a Basilio y baila boleros buscando a su abuelo, y alaba las broncas del buen Bernabé!

✰ Ese Lolo es un lelo, le dijo a lola a Don Lalo, pero Don Lalo le dijo a la Lola: no, Lola, ese Lolo no es lelo, es un lila. ¿Es un lila, Don Lalo, ese Lolo, en vez de ser lelo? Si, Lola, es un lila y no un lelo ese lolo, le dijo Don Lalo a la Lola

✰ Marimar come mariscos americanos que saben amarizcados. Saben amarizcados los mariscos americanos que come Marimar.

✰ Patrocinio Patrón, pragmático programador peluquero para peinar al presidente prefiere los dos peines pardos Pradera, porque los peines pardos Pradera peinan al presidente perfectamente.

➒ Los idiomas extranjeros son tus aliados

Este ejercicio es similar al de los trabalenguas. Busca algún texto que esté escrito en un idioma que no conozcas (si sabes inglés, no vale inglés, por ejemplo) o haz que el traductor de Google que traduzca algunas frases que te gusten a idiomas como Finés, Alemán, Danés, Croata… Ahora intenta leer esas frases o textos con una buena entonación y modulación de voz.

¿Qué es lo que vas a conseguir? Que tu boca tenga que juntar consonantes que no tienen por costumbre juntar. Así podrás entrenar a tu mente a decir incluso las palabras más difíciles.

vocalizar italiano

➓ Utiliza un lápiz

Esta técnica es bastante conocida. Se trata de sujetar un lápiz con tus dientes, más concretamente entre tus paletas y hablar sin que la lengua ni los labios lo toquen (salvo en aquellas letras que generamos por la unión de los labios como m, p, b, v).

Ten cuidado de no generar tensión en el cuello, ya que esto es indicativo de que estás realizando mal el ejercicio y deberás parar inmediatamente. También existe la variante de poner el lápiz un poco más atrás, de manera que la lengua tenga que quedar por encima o por debajo de este. Leer o hablar así ayudará a obligar a tu lengua a hacer el esfuerzo por pronunciar cada letra que emitas y finalmente mejorarás la dicción.

➊➊ Utiliza un corcho

Hazte con un corcho de cualquier botella que tengas por casa o guarda uno de la última celebración en la que hayas estado. Córtalo de manera transversal hasta que la longitud resultante sea suficientemente pequeña como para que lo puedas sujetar entre los dientes, pero lo suficientemente grande como para que te obligue a mantener la boca bien abierta (ojo, no te pases, no te vayas a desencajar la mandíbula).

A continuación sujeta el corcho entre tus paletas, lo más afuera que puedas, y lee el texto que quieras o pronuncia las frases que te apetezcan. Se trata de conseguir que quien te escuche no sepa que tienes un corcho en la boca. Aprovecha este ejercicio para exagerar tu vocalización y aprender a controlar el aire y el espacio que necesita tu boca para emitir los sonidos de las diferentes letras.

Y ten cuidado, porque no consiste en que mantengas toda la boca abierta, con las comisuras hacia atrás e intentes encontrar una manera alternativa de pronunciar las letras que el corcho te está evitando decir correctamente, no, para realizar este ejercicio de manera correcta, tendrás que cerrar los labios alrededor del corcho para pronunciar aquellas letras que así lo requieran.

Por ejemplo, para emitir sonidos como “m” o “p”, nuestros labios se cierran para que el aire que soltamos a continuación salga disparado, y forme esos golpes de voz. Cuando tengas el corcho en la boca, obviamente tus labios no pueden juntarse físicamente, pero sí tendrás que juntarlos alrededor del corcho, de manera que tu boca (más corcho) quede cerrada y el sonido siguiente continúe siendo un golpe de voz.

Como ves domador, conseguir que tu público te entienda de manera clara está en tu mano. Obviamente no hace falta que siempre hagas todos los ejercicios, pero si entrenas un poco cada día lograrás una gran mejora en tu dicción.